Las puertas basculantes se componen de un solo plano, generalmente de chapa simple, que bascula sobre un eje horizontal sujeto a unas guías laterales mediante mecanismos deslizantes. Éstos suben o bajan suspendidos de cables de acero laterales sujetos a un sistema de poleas para la compensación del peso de la puerta.

   La compensación de la puerta basculante  se consigue de dos formas:

  1. Mediante muelles (basculante de muelles). Los muelles pueden disponerse en la parte superior de la puerta ("muelles arriba) o en cada lado de la puerta ("muelles laterales").  El único inconveniente es que los muelles pueden perder elasticidad al cabo de un cierto tiempo pero su ventaja es que ocupan menos espacio que los contrapesos, los cuáles pueden ocupar entre 15 y 30 cm laterales según el peso y dimensiones de la puerta.

  2. Mediante contrapesos (basculante de contrapesos).

   Las puertas basculantes ocupan un espacio interior y otro exterior cuando quedan suspendidas.

   La automatización de estas puertas se realiza mediante motores de centro de puerta adosados a la cara interior de la misma y complementados con barras de torsión y pletinas telescópicas que pivotan lateralmente sobre los mecanismos deslizantes. Es un sistema complejo que requiere una alta profesionalidad por parte de la persona que se lo instale.     

   MARSAMATIC dispone de una amplia gama de puertas basculantes de una y dos hojas, ideales para comunidades y particulares. Puertas con chapa acanalada en hierro o galvanizada, plancha lisa, chapa perforada, veneciana, vidrios, aluminio,… Somos fabricantes, construimos puertas según necesidades de obra y diseño de los clientes. Porque somos especialistas, nos adaptamos a cualquier petición.