Las puertas correderas son una buena solución para accesos de uso intensivo siempre que exista anchura suficiente para su instalación. Presentan gran estabilidad tanto en el sistema de cierre como en su automatización.

   Para su instalación es necesario fijar una guía en el suelo  que en función del peso de la puerta requerirá de mayor o menor cimentación. Se requiere también la presencia de un puente de sujeción de la puerta que puede usarse a la vez para el anclaje del motor.

   En MARSAMATIC somos fabricantes especializados en cubrir las necesidades de nuestros clientes. Nuestras puertas correderas constituyen la solución más óptima para naves industriales, depósitos de vehículos, garajes colectivos, almacenes,… Ofrecemos multitud de variantes: de una o dos hojas, con chapa de metal, de paneles sencillos o tipo sándwich,… Consúltenos su caso y le asesoraremos sin ningún tipo de compromiso.