Las puertas rápidas de lona presentan una estructura metálica auto-portante de acero inoxidable o acero galvanizado, lacado en color según los gustos del cliente. La lona se fabrica con un entramado de poliéster de alta resistencia con recubrimiento de pvc a dos caras.

  Existen varios sistemas de apertura:  pulsador, tirador, campo magnético, fotocélula, radar, mando a distancia, tarjeta, teclado numérico…

  Están dotadas de un dispositivo de seguridad a través de una banda resistiva en la zona inferior de cierre que provoca la inversión automática del movimiento en caso de choque contra cualquier obstáculo. Además, tienen una fotocélula, que impide el cierre de la puerta cuando el obstáculo intercede en el centro de la misma.

   Son idóneas para industrias, concesionarios, talleres, comercios, etc... Ofrecen a posibilidad de cerrar espacios sin perder visibilidad o bien, separar zonas interiores.